image_pdfimage_print

EL MENSAJEROY EL MENSAJE

En el año 610 D.C., en una cueva cerca de Mecca, estando solo meditando, Mohammed afirmó que fue visitado por el ángel Gabriel en una visión en que recibió el mensaje primero del Islám.

1 – MOHAMMED

Mohammed nació en 570 D.C. de una familia bien estimada de una respetable tribu de Qoraysh. Su padre murió antes de su nacimiento y su madre murió cuando él tenia solamente seis años de edad. Cuando tenia ocho años de edad, su abuelo Abd Al Muttalib también murió, dej ándolo bajo la responsabilidad de su tío, Abu Talib.

En su juventud, Mohammed se expuso a las sectas diversas de el cristianismo y el judaísmo. Él observó como ellos discutian los unos con los otros y se debatian. Quizas ésto influenció en su desencanto con la religión tradicional politeísta de los árabes de ese entonces. Mohammed luego se refería a cristianos y judíos como ‘Gente del Libro’ (el libro se refiere a la Biblia).

De 25 años, Mohammed trabajó de conductor de camellos para Khadija, una viuda rica con que llegó a casarse. Ella era 15 años mayor que Mohammed. Entonces llegó a ser un mercader exitoso. A los 40 años, Mohammed pasaba mucho tiempo en la meditación, y se proclamó como el electo por Dios para predicar la religión cierta.

Mohammed muy pronto fué perseguido por los jefes de las tribus que vieron en su nueva religión una fuente de peligro para el principal recurso económico de la ciudad que eran las peregrinaciones al templo pagano del Kaaba.

En el año 622 D.C., después que sus adversarios fallaron de asesinarlo, Mohammed y sus pocos seguidores huyeron a Yathrib (después nombrado Medina), en una migración que se conoce como ‘el Hijira’.

En Medina, los seguidores de Mohammed crecieron en fortaleza y en número. Desde allí él comenzó una serie de incursiones sobre la ciudad de Mecca. Finalmente, él dominó la ciudad y puso todo Arabia bajo su control.

Mohammed murió en el año 632 D.C..

2 – ISLáM

La palabra Islám significa sumisión [a Dios]. Los reclamos del Islám son que el Islám nunca fué una religión nueva, pero si una continuación y culminación de Dios conforme a las revelaciones a Abraham, Moisés, y Jesús.

Para llegar a ser un musulmano, hay que aceptar y declarar el credo del Islám, usualmente conocido como las dos profesiones de la fe. Estos son: no hay otro Dios sino Alá, y Mohammed es el mensajero de Alá. Un musulmano entonces debe de creer en seis artículos de fé: Dios, los ángeles, los Manuscritos, los Profetas, el Día del juicio final, y el Fatalismo.

Un musulmano debe de desempeñar cinco deberes religiosos conocidos como ‘Los Pilares del Islám’, que incluyen: Las Profesiones, el Rezo, la Limosna, el Ayuno, y la Peregrinación a la Mecca. Algunos han levantado la sanción Quranico de Guerra Santa (Jihad), como un sexto pilar para la diseminación del Islám.

3 – JIHAD (GUERRA SANTA)

Jihad es una palabra árabe que significa “pugna”. En este sentido, Jihad es la pugna de esparcir el Islám usando cualquier medio, incluyendo la violencia. Este Jihad se refiere como “Guerra Santa”.

En recurrir a la violencia, no es problemático encontrar pasajes en el Corán y el Hadith que no sólo perdonan la violencia, sino que la exigen.

En el Corán, Alá ordena a musulmanos aterrorizar a los no-musulmanos en Su nombre:

“Preparad contra ellos toda la fuerza, toda la caballería que podéis para amedrentar al enemigo de Alá y vuestro y a otros fuera de ellos, que no conocéis pero que Alá conoce!”

      Surah 8:60

“Combatid contra ellos! Alá le castigará con vuestras manos y les llenará de vergüenza…” Surah 9:14

“Infundiré el terror en los corazones de quienes no crean. ¡Cortadles el cuello,pegadles en todos los dedos! No sois vosotrosquieneslesmataban,eraAlá”

Surah 8:12,17
“¡Creyentes! ¡Combatidcontra los infieles que tengáis cerca! ¡Que os encuentren firmes! ¡Sabed que Alá está con los que Le temen!” Surah 9:123

En el Hadith (los dichos de Mohammed), Mohammed también incita a los musulmanos a practicar el Jihad.

Una vez le preguntaron a Mohammed: cual acto es más noble para el musulmano despues de creer en Alá y Su Apóstol? Él contesto: “Participar enJihad por la causa de Alá”.

Al-Bukhari vol 1:25

Mohammed se cotizó también diciendo:“Yo les he ordenado que peleen con la gente hasta que ellos digan que ninguno tiene el derecho a ser adorado sino Alá”. Al-Bukhari vol 4:196

Es meritorio anotar aquí que las palabras“pelear” y “matar” aparecen en el Corán más frecuentemente que la palabra “rezar”.

El Islám enseña que la gente se dividen en dos campos; Dar al Harb (El domicilio de guerra), y Dar al Islám (El domicilio de Islám). Los que pertenecen al Dar al Islám son musulmanos constantemente en un estado de guerra con los que pertenecen al Dar al Harb (no-musulmanos), hasta tal tiempo que ellos se convierten al Islám. En otros términos, los musulmanos nunca podrán co-existir pacíficamente con los no-musulmanos.

Mohammed y el Jihad: un ejemplo

El siguiente es simplemente un ejemplo de Jihad desde la vida del profeta del Islám, Mohammed.

Después de la Guerra del Foso, en que Mohammed fué sitiado por los Quraysh, conducido por Abu Sofyan, se alegó que la tribu judía de Bani Qurayza acordó proveer ayuda a las fuerzas de Abu Sofyan. Aunque la alegada ayuda siempre no se materializó y el asedio eventualmente terminó, Mohammed nunca los perdonó por el consentimiento de ayudar a sus enemigos.

Los musulmanos se volvieron en contra de la tribu Bani Qurayza y bloquearon sus calles por veinticinco días. La tribu judía pronto se rindió y aceptó entregar sus pertenencias, dejar sus hogares.

Mohammed, sin embargo, no consintió ésto, y en vez nombró un árbitro, Saad ibn Moaz, un hombre que se sabia en términos malos con Bani Qurayza. Saad mandó que todos los hombres de Bani Qurayza deberían ser descabezados, que las mujeres y los niños deberían ser vendidos como esclavos, y que todas sus propiedades deberian ser divididas entre los musulmanos.

Fosos fueron excavados en el bazar de Medina para la eliminación de los novecientos cuerpos judíos que Mohammed había pasado la noche previa masacrando. (Vea Ibn Hisham: La Biografía del Profeta; vol. 2 pagina 40 y 41).